Contar con empresas de climatización en Tenerife es el primer paso para ganar en confort. De esta forma, podrás encontrar la temperatura ideal con independencia de la época del año en la que te encuentres.

No todos los hogares son iguales. A algunos les afectan las temperaturas de manera distinta. El asesoramiento de empresas de climatización en Tenerife puede hacer que tomes la decisión más acertada, según las características de tu casa.

Un ejemplo de ello es la elección de la caldera. Existen varios tipos según su utilidad, por ello queremos darte una breve noción de los modelos que existen.

Las calderas de calefacción consiguen calentar el agua en un circuito cerrado. El líquido es impulsado hasta los radiadores calentando así la habitación en la que se encuentren.

Las calderas atmosféricas son las más tradicionales. Su funcionamiento está exento de complejidad alguna. Con el propio aire que se encuentra en el espacio realiza la combustión. Por esta razón, su uso solo está permitido en ciertos lugares de la casa. Para su instalación debe garantizarse que el tiro vertical que evacúa los humos tiene la capacidad suficiente.

Por otro lado, encontrarás las calderas estancas. Su funcionamiento es similar al del aire acondicionado de los vehículos. Tiene un sistema que le permite aspirar el aire de la zona exterior a la vez que elimina el humo que se genera. Todo por el mismo conducto.

Las calderas con acumulación son las perfectas para los más previsores. A simple vista es una caldera normal. En su base, contiene un depósito adicional o acumulador que puede contener hasta 60 litros. Dicha cantidad de agua se mantendrá siempre caliente. En caso de algún tipo de avería central, no tendrás problema en disfrutar de agua a alta temperatura.

En Climac somos expertos en el campo industrial, comercial y doméstico.