Puede parecer que el frío industrial en Tenerife es una creación moderna, pero ya desde la antigüedad se han ido ideando métodos tanto para reducir como para aumentar el calor según necesidad.

De esta manera, el frío industrial en Tenerife ha estudiado las distintas técnicas y tratamientos del calor y frío que han ido realizando nuestros ancestros, además de los más actuales y novedosos, para satisfacer las necesidades térmicas que se han ido generando según el ambiente buscado.

Desde la prehistoria, la lucha por mitigar el calor o el frío ha sido una de las batallas que el hombre ha sostenido. De hecho, se refugiaban en cuevas o se refrescaban con agua para combatir esas sensaciones desagradables.

Históricamente se dice que fueron los egipcios los primeros en usar técnicas que, aunque rudimentarias, no eran menos efectivas para lograr un clima apto para las necesidades y antojos de su faraón. Estas se basaban en transportar piedras que se enfriaban por la noche y que, al colocarlas de día en sus calurosas viviendas, reducían notablemente la temperatura. En la India colocaban hierba mojada en todos los accesos a las casas para disminuir algunos grados del termómetro.

Remontándonos en el tiempo, en el siglo XVIII se creó el primer ventilador, que se basaba en el principio de crear ambientes soportables introduciendo aire fresco a la vez que se extraía el aire caliente. Se dice que fue Stephe Hale quien en 1741 diseñó un artefacto para ventilar las habitaciones de un hospital. Pero fue Willis H. Carrier, el padre reconocido del aire acondicionado, el que logró climatizar grandes edificios en EE.UU.

Por todo ello, en Climac somos conocedores de tal evolución y ofrecemos a nuestros clientes los más modernos aparatos de climatización e instalados por nuestros mejores técnicos titulados para disfrutar de un ambiente apto para una cómoda estancia. No lo pienses. Visítanos.